Cerrar
Ponte de Cuñas, S/N 27760 - Lorenzana - Lugo
+34 982 12 14 06 info@terrasdamarina.es

Indicación Geográfica protegida “Faba de Lourenzá”

Antecedentes

La faba fue introducida en Europa por los españoles en el siglo XVI y su implantación fue muy lenta, no apareciendo citas escritas hasta mediados del siglo XVIII.

En España existen una serie de variedades tradicionales, características de diferentes zonas o regiones y que se identifican con diferentes nombres. Galicia produce actualmente más del 30% de alubia de grano que se cosecha en España.

El cultivo da faba se extendió en Galicia habitualmente asociada al cultivo del maíz, existiendo numerosas referencias que muestran su importancia en la alimentación y en las transacciones comerciales de distintas épocas.

Existen numerosas publicaciones que hacen referencia al cultivo de la faba en la Mariña luguesa y a la importancia de este cultivo en esta zona. Las referencias más antiguas son del siglo XVIII.

A partir del año 1960 se incrementó el cultivo y la producción de fabas en la Mariña luguesa y sobre todo en los municipios de Lourenzá y Ribadeo, alcanzando gran calidad, lo que hizo que adquirieran reconocimiento en los mercados y entre los consumidores.

En la actualidad es de destacar la Fiesta de la Faba de Lourenzá que se celebra desde el año 1991 y que fue declarada de Interés turístico en el año 2001.

Normativa

  • Orden del 20 de agosto de 2008 por la que se aprueba el  Reglamento de la indicación geográfica protegida Faba de Lourenzá y de su Consejo Regulador y se nombra el Consejo Regulador Provisional (DOG 27.08.08)
  • R (CE) Nº 965/2009 de la Comisión de 15 de octubre de 2009 por lo que se inscribe una denominación en el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas y de Indicaciones Geográficas Protegidas – Faba de Lourenzá – IXP – (L271/8 do 16/10/2009).

Producto Protegido

El producto amparado por esta indicación geográfica son fabas secas separadas de la vaina, procedentes de la familia de las fabáceas o leguminosas, especie Phaseolus vulgaris L., de la variedad local conocida como Faba Galaica, procedentes de semillas certificadas, reemplazo controlado de la propia explotación o de semillas procedentes de otras plantaciones inscritas en los correspondientes registros.

Ámbito Geográfico

La zona de producción, almacenamiento y envasado abarca el territorio costero de la provincia de Lugo conocido como A Mariña Luguesa, comarca natural dividida administrativamente en tres comarcas: A Mariña Occidental, A Mariña Central e A Mariña Oriental, y que engloba los ayuntamientos de Alfoz, Barreiros, Burela, Cervo, Foz, Lourenzá, Mondoñedo, Ourol, A Pontenova, Ribadeo, Trabada, O Valadouro, O Vicedo, Viveiro e Xove.

El Cultivo

El cultivo tradicionalmente empleado en esta faba de mata alta era en asociación con el cultivo del maíz, pero actualmente se produce en monocultivo.

Monocultivo Asociación
Sementera Mayo – Junio
Entutorado 2.5 m altura cada 3 o 4 m
Marco de plantación 1-2 m entre líneas

0.20-0.40 m entre plantas

0.8 m entre líneas

0.45-0.60 m (maíz) y 0.15 m (faba)

Maíz- 0.8 m entre líneas, e 0.3-0.45 m en la línea

Faba – líneas a ambos lados del maíz a 0.3 m

Recolección Fin. Agosto – Fin. Noviembre

Características del Producto

Las fabas comercializadas al amparo de esta indicación geográfica presentan las siguientes características:

Forma Riñón, largo, semilleno
Color Blanca uniforme
Tamaño Grande, 80-120 gr./100 semillas
Humedad entre 14-17 %
Proporción de piel Escasa, entre el 8 y el 10 %
Capacidad de absorción de agua Elevada, superior al 100 %

Cata

El comportamiento en cocción es muy bueno, consiguiéndose al final del proceso granos enteros y completos, en los que destaca la pastosidad de la pulpa, exenta de grumos y escasamente diferenciada de la piel.

Comercialización

  • Las fabas protegidas deberán ser comercializadas en envases de 0,5 kg. e 1 kg. de peso, de materiales para uso alimentario autorizados por la legislación vigente, que permitan una buena conservación del producto. Están autorizados envases de mayor capacidad para su comercialización a colectividades (5, 10, 15 e 25 kg.).
  • Todos los envases de fabas comercializados al amparo de la indicación geográfica protegida deberán llevar la etiqueta comercial correspondiente a la marca propia de cada envasador y una etiqueta de codificación alfanumérica con el logotipo de la denominación.
  • En la etiqueta comercial figurará la Indicación Geográfica Protegida Faba de Lourenzá.